Una de las recomendaciones más frecuentes y que más se deben tener en cuenta a la hora de viajar por los diferentes países de la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo o Suiza es disponer de la Tarjeta Sanitaria Europea.

La Tarjeta Sanitaria Europea es una de las formas de tener derecho a asistencia sanitaria en Europa y en los diferentes territorios mencionados. A continuación, te mostramos qué es, para qué sirve y cómo solicitarla.

Qué es la TSE y para qué sirve

La Tarjeta Sanitaria Europea es un documento personal e intransferible que garantiza que cualquier ciudadano puede tener acceso a la atención médica en la mayoría de países de Europa.

Esta TSE es válida para cualquiera de los 27 países miembros de la Unión Europea:

Además de para las naciones de la UE, la Tarjeta Sanitaria Europea también se puede utilizar en los países del Espacio Económico Europeo:

Por último, pese a no pertenecer a ninguno de los dos grupos anteriores, la TSE también es válida y puede usarse en Suiza.

Esta tarjeta sanitaria se puede emplear independientemente de cual sea el motivo por el que el portador se encuentra en alguno de estos países (trabajar, estudiar, turismo, negocios) y garantiza las mismas condiciones que quienes residen en ese país.

¿Qué no cubre la Tarjeta Sanitaria Europea?

Es importante entender que la TSE no es un seguro de viaje privado y que, por esta razón, hay algunos aspectos que no están cubiertos por la tarjeta. Son los siguientes

  • La asistencia sanitaria privada.
  • Los costes del regreso al país de origen en caso de cancelaciones.
  • La pérdida o sustracción de pertenencias.
  • Los tratamientos o servicios sanitarios que no sean gratuitos en el país en el que se encuentre el portador de la TSE
  • Los gastos de repatriación en caso de fallecimiento.
  • Los costes sanitarios cuando el viaje sea expresamente para recibir tratamiento médico.

Si el sistema sanitario público del país de destino no es gratuito, el viajero tendrá que abonar el coste del tratamiento o servicio al mismo precio que lo pagan los residentes de esa nación.

¿Quién puede solicitar la TSE?

Para pedir la Tarjeta Sanitaria Europea hay que cumplir con al menos uno de estos requisitos:

Estar cubierto por el sistema sanitario de cualquier país miembro de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza. Ser nacional de un país no perteneciente a la UE, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza pero residir legalmente y estar cubierto por el sistema sanitario de alguno de esos estados.

A tener en cuenta: los ciudadanos de países de fuera de la Unión Europea no pueden hacer uso de su TSE para recibir tratamiento o servicio médico en Dinamarca, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza.

Cómo tramitar la Tarjeta Sanitaria Europea

Cada uno de los países miembros (Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza) cuentan con organismos propios en los que solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea.

A su vez, cada uno de ellos dispondrá de unos pasos concretos a seguir para obtener la TSE. Por este motivo, es necesario solicitar la tarjeta en el país del que se es nacional o en el que se reside de forma permanente.

Independientemente del país en el que se vaya a tramitar la TSE, los estados ofrecen tres alternativas:

  • Solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea por internet.
  • Solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea por teléfono.
  • Solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea de forma presencial.

Por tanto, es importante que se ponga en contacto con la entidad de su país para conocer los pasos a seguir para realizar este trámite correctamente.

En España, por ejemplo, se puede solicitar por internet la TSE en la página web del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. A su vez, se puede acudir a cualquier Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS) para tramitar la tarjeta en persona o solicitarla por teléfono llamando al 901 166 565.

Importante: si se viaja en familia o en grupo, cada miembro de la familia o del grupo debe disponer de su propia Tarjeta Sanitaria Europea, ya que se trata de un documento personal e intransferible.

Cómo funciona la TSE

La Tarjeta Sanitaria Europea es muy fácil de usar, el portador simplemente tiene que mostrarla en la ventanilla de cualquier hospital o centro médico de un estado miembro de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza.

Una vez que el personal sanitario compruebe que todos los datos son correctos y que su TSE es válida, le atenderán como a cualquier residente de dicho país.

Por lo tanto, simplemente tiene que asegurarse de llevar consigo su tarjeta por si requiere atención médica en algún momento concreto de su estancia en alguno de los estados válidos.

Cuándo caduca la Tarjeta Sanitaria Europea

La validez de la TSE es normalmente de dos años aunque no es siempre es así. No obstante, es muy fácil de saber cuál es la fecha de caducidad de la Tarjeta Sanitaria Europea ya que aparece escrita en la propia tarjeta.

Hay casos en los que la expiración de la TSE depende de varios factores, por ejemplo:

  • Cuando se es extranjero residente en un estado de la UE, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza.
  • Cuando se es beneficiario de algún tipo de ayuda social.
  • Cuando se es una persona sin recursos económicos suficientes.

Hay que tener en cuenta que la validez de la Tarjeta Sanitaria Europea no tiene nada que ver con el tiempo que se puede recibir cobertura médica en un país extranjero.

Por lo general, la asistencia sanitaria europea tiene una duración aproximada de 3 meses, salvo excepciones como, por ejemplo:

  • Estudiantes que están realizando estudios oficiales en un país que no es el suyo.
  • Trabajadores desplazados por su empresa para un largo período de tiempo.

Importante: cuando haya caducado la TSE se tendrá que volver a solicitar si se quiere seguir disfrutando de asistencia sanitaria europea. Para renovar la Tarjeta Sanitaria Europea simplemente hay que realizar el mismo trámite que cuando se pidió por primera vez.