Estonia ha anunciado que lanzará una nueva visa específicamente diseñada para trabajadores en remoto. Este permiso de viaje se suma a las visas para nómadas digitales ya existentes en la Unión Europea.

Las visas para nómadas digitales llenan un vacío legal para quienes teletrabajan y desean pasar cortos o largos períodos de tiempo en el extranjero trabajando en remoto y por su cuenta.

Estos profesionales pueden asumir su trabajo a distancia desde cualquier lugar, ya que por lo general sólo necesitan de un ordenador portátil y una conexión a Internet.

En este artículo se incluye información útil sobre visados para nómadas digitales y se da respuesta a una serie de preguntas como, por ejemplo:

  • ¿Qué es una visa para nómada digital y cómo funciona?
  • ¿Cómo ser elegible para una visa de trabajo en remoto en Europa y en el extranjero?
  • ¿Qué países tienen visas para nómadas digitales y cuáles la implementarán pronto?

¿Qué es una visa para nómada digital?

Los ciudadanos que pueden trabajar desde cualquier parte del mundo se han visto atrapados en un vacío legal. En su mayoría, suelen ser profesionales especializados en el sector de la tecnología y que desempeñan sus labores en la modalidad de teletrabajo o trabajo a distancia.

Por un lado, estos profesionales no pueden solicitar una visa de trabajo tradicional, que en muchos casos requeriría un contrato con una entidad local y/o una carta de invitación. Por otro lado, es posible que quieran permanecer en el país por más tiempo del que permite una simple visa de turista. Incluso aquellos que no necesitan una visa para Europa, generalmente pueden quedarse solo por un corto período de tiempo. Aquí es donde entra en juego la visa para nómadas digitales.

Las visas para nómadas digitales son permisos de viaje que legalizan el estado de los profesionales que viajan. Al igual que los visados de turista, son fáciles de obtener y no requieren de mucho papeleo ni de un contrato de trabajo. Sin embargo, permiten estancias más largas.

Si bien, en teoría, las personas con visas de turista no pueden trabajar (solo pueden participar en actividades turísticas), la visa para nómada digital declara oficialmente que su titular puede trabajar mientras está en el país, siempre que lo haga de forma independiente y remota. Es decir, en lo que se conoce como teletrabajo, trabajo a distancia o trabajo en remoto.

Sin embargo, aquí es donde se convierte en un vacío legal. La regla sobre no trabajar mientras se está en el país solo se aplica a aquellos que desean ser contratados por una empresa local.

Por tanto, aquellos que generan ingresos online de forma independiente pueden continuar haciéndolo también con una visa de turista en la mayoría de los países.

Es por ello que muchos nómadas digitales que cuentan con un teletrabajo y que no desean pasar largos periodos de tiempo en el mismo sitio prefieren visas de turista, ya que son aún más fáciles de obtener (a menudo electrónicamente).

A partir de 2022, por ejemplo, la autorización ETIAS para Europa permitirá a los ciudadanos de la UE viajar a través del Área Schengen por períodos de hasta 90 días consecutivos.

¿Cómo funciona una visa para nómadas digitales?

Cada país que emite visas para nómadas digitales tiene sus propias políticas y regulaciones. Algunos permiten que los ciudadanos elegibles las soliciten en línea (muy conveniente para las personas que ya están acostumbradas a hacer todo electrónicamente), otros requieren que los interesados presenten su solicitud en persona acudiendo a una embajada o consulado.

Es recomendable que quienes teletrabajan o trabajan en remoto se pongan en contacto con las autoridades del país que desean visitar para verificar los requisitos de la visa para nómada digital y su proceso de solicitud. Las misiones diplomáticas podrán proporcionar información y asistencia para este tipo de visas.

Como regla general, es probable que el solicitante necesite:

  • Un pasaporte válido de un país elegible
  • Una prueba de unos ingresos económicos

Muchos países también requieren el pago de una tarifa de solicitud para sus visas. Los interesados siempre deben comprobar si necesitan documentos adicionales, como seguros de salud o certificados de vacunas.

Visas para nómadas digitales: elegibilidad

Como ya se mencionó, para obtener una visa de trabajador en remoto, normalmente es necesario que los solicitantes demuestren que son nómadas digitales y que pueden mantenerse económicamente durante su tiempo en el extranjero.

Esto generalmente se puede hacer proporcionando documentos financieros como extractos bancarios y/o recibos.

Sin embargo, no todas las personas son elegibles para una visa para nómada digital, a pesar de que pueden demostrar que trabajan de forma remota. La elegibilidad depende de varios otros factores, como:

  • La nacionalidad del solicitante
  • El historial de visas del interesado
  • Si el solicitante se considera como una amenaza para la seguridad o la salud del país de destino

Es aconsejable que los trabajadores remotos consulten sobre su elegibilidad en la embajada o el consulado correspondiente antes de presentar una solicitud de visa para nómadas digitales.

¿Qué países ofrecen visas para nómadas digitales?

Los nómadas digitales son una figura profesional relativamente reciente. Los países de todo el mundo se han tomado un tiempo para descubrir cómo incluirlos en sus políticas de visas y ahora están implementando normativas y visas específicas para ellos.

En Europa, la primera nación en crear una visa para nómada digital fue Alemania. Hay 2 tipos de visas para trabajadores independientes (también llamadas freiberufler visas): una para artistas y otra para otros profesionales.

Los nómadas digitales deben registrarse en la oficina tributaria alemana y presentar una serie de documentos, como su pasaporte, extractos bancarios y, en algunos casos, evidencia de su experiencia laboral.

La República Checa ofrece una visa de negocios especial (visado zivnozivnostenské opravneni) de la que pueden beneficiarse los nómadas digitales. Debe solicitarse en persona en un consulado o embajada checa y los tiempos de procesamiento son significativamente más largos que los de las visas de turista, de 90 a 120 días.

Portugal ha diseñado una visa de residente temporal que puede ser utilizada por autónomos y empresarios. Permite a su titular permanecer en el país durante más de 1 año.

Un estado no perteneciente a la UE pero miembro del Área Schengen, Noruega, tiene una visa única para los nómadas digitales que desean trasladarse al famoso pero caro Svalbard. Además, esta visa para nómadas es válida de forma indefinida.

Estonia implementará una visa para nómadas digitales

Aunque lo anterior pueda parecer un número limitado de países, las cosas están cambiando rápidamente. Trabajar desde casa ya no es exclusivo de los nómadas digitales: también como consecuencia de la reciente pandemia del COVID-19 en Europa las empresas están implementando formas de mantener a sus empleados a una distancia segura y, por ello, se están creando cada día miles de puestos de trabajo a distancia.

Hoy en día, no es raro solicitar un trabajo, pasar por el proceso de contratación y comenzar en el nuevo puesto sin tener que ingresar ni una sola vez en la oficina. Estonia se está adaptando al cambio y ha anunciado una nueva visa que se llamará, de hecho, “visa para nómada digital”.

El ministro del Interior, Mert Helme, declaró: "una visa para nómada digital fortalece la imagen de Estonia como un estado tecnológico y, por lo tanto, le permite a Estonia tener una voz más efectiva a escala internacional".

Gracias a la nueva visa para trabajadores remotos, Estonia espera atraer más visitantes e impulsar la economía del país sin renunciar a los empleos locales. Al mismo tiempo, espera confirmarse como un centro tecnológico internacional.

Países no europeos con visas para nómadas digitales

Fuera de Europa, varias naciones también están introduciendo visas para satisfacer las necesidades de quienes trabajan en remoto. Algunos de estos países son:

  • Costa Rica
  • México
  • Australia
  • Tailandia

Algunos estados de EE.UU. están siguiendo esta nueva tendencia a un nivel más nacional. Oklahoma, Alabama y Vermont cuentan con programas para alentar a los ciudadanos estadounidenses que pueden trabajar de forma remota a trasladarse a sus territorios.