La exención de visa ETIAS, que se lanzará a finales de 2022, se está implementando para salvaguardar a residentes y visitantes de los 26 países del Espacio Schengen europeo.

Esto no solo significa mantener a estas naciones a salvo de personas peligrosas y de actividades delictivas, sino también proteger la salud pública de este espacio territorial común.

El artículo 10 del reglamento establece que ETIAS “contribuirá a la protección de la salud pública al proporcionar una evaluación de si el solicitante presenta un alto riesgo de epidemia o no”.

En este artículo se explica cómo logrará este objetivo la autorización de viaje. También proporcionará ejemplos de los tipos de enfermedades infecciosas que ETIAS, una vez implementado, ayudará a evitar que se propaguen por Europa.

¿Cómo comprobará ETIAS la salud de los visitantes?

Para solicitar la exención de visa ETIAS para Europa, los viajeros deben proporcionar información personal básica y detalles del pasaporte, incluido el país de emisión.

Confirmar la nacionalidad de las personas que visitan Europa es importante por varias razones, una de ellas es la capacidad de identificar las personas que provienen de áreas que experimentan un brote de una enfermedad o de afección en particular.

Durante epidemias y pandemias se puede tomar la decisión de bloquear a personas, o a ciertos grupos de las áreas afectadas, el ingreso al Área Schengen como un medio para prevenir su difusión.

Preguntas sobre salud en el formulario de solicitud de ETIAS

Para completar con éxito el formulario de solicitud de ETIAS, los ciudadanos que no pertenecen a la UE también deben responder una serie de preguntas relacionadas con la salud pública. Las condiciones médicas existentes, las enfermedades parasitarias infecciosas o contagiosas deben declararse con sinceridad en este cuestionario.

Cuando se envía la solicitud, los datos del pasajero se contrastan automáticamente a través de varias bases de datos. Si no hay impacto en el sistema, significa que el solicitante no se considera como una amenaza para el público, ya sea en términos de salud o de seguridad.

Por otro lado, si “salta alguna alarma” durante el proceso de preselección automática, los datos pasarán al análisis manual, realizado por la Unidad Central ETIAS y las Unidades Nacionales ETIAS. Es en esta fase del proceso en la que se puede denegar la solicitud por motivos de salud.

La revocación o anulación de ETIAS puede tener lugar si las circunstancias cambian entre la solicitud de la autorización y la entrada del solicitante a Europa.

Las fuerzas fronterizas deciden qué visitantes admiten al Área Schengen

La Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (FRONTEX) tiene el poder de impedir que los viajeros entren en la zona territorial común, incluso si están en posesión de una autorización de viaje ETIAS.

Si tienen motivos suficientes para sospechar que el individuo representa un peligro de algún tipo para las naciones europeas, no se le otorgará acceso, agregando un nivel suplementario de seguridad y protección.

¿Por qué es necesario impedir que las personas con enfermedades infecciosas ingresen a Europa?

Hay dos razones principales para bloquear temporalmente el acceso al Área Schengen de los nacionales no pertenecientes a la UE con enfermedades contagiosas.

El primero es evitar que la enfermedad se transmita a los residentes y a otros visitantes de este espacio, especialmente cuando la enfermedad es grave y podría provocar efectos duraderos o mortalidad en la población residente.

Esto, a su vez, ayuda a proteger el bienestar global, ya que mantener un brote lo más localizado posible es esencial para erradicar una enfermedad contagiosa.

La segunda consideración es impedir que los sistemas sanitarios europeos se desborden. Un aumento repentino de pacientes causado por la llegada de una enfermedad infecciosa a un país puede generar un gran estrés (e incluso colapso) en los hospitales y en el personal médico.

¿Cómo puede ETIAS ayudar a combatir las epidemias y las pandemias?

En el supuesto en que una enfermedad o virus en particular afecte a un gran número de personas en todo el mundo simultáneamente, la Organización Mundial de la Salud puede declararla como epidemia o pandemia.

En tales circunstancias, los países deben actuar de tal manera que frenen la propagación de la enfermedad infecciosa. Una de las mejores formas de hacerlo es imponiendo restricciones de viaje y, si es necesario, cerrar las fronteras.

¿Cómo maneja Europa las epidemias y pandemias?

Es importante **actuar rápidamente para contener la propagación*** de una enfermedad contagiosa. Deben tomarse decisiones rápidamente para proteger la salud pública.

Tomando como ejemplo la crisis del Ébola de 2014, las autoridades europeas implementaron las siguientes medidas:

  • Identificación temprana y aislamiento de casos
  • Tratamiento de pacientes confirmados y monitoreo de síntomas
  • Cancelación de vuelos y detección de temperatura

La epidemia del Ébola afectó principalmente a las naciones de África Occidental, con solo unos pocos casos en Europa (Italia, España y el Reino Unido). La Unión Europea realizó una importante contribución financiera para ayudar en la lucha contra el brote (1.800 millones de euros hasta julio de 2015), además de proporcionar equipos de protección, vehículos y otro tipo de apoyo.

Aunque el Ébola está ahora bajo control, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades sigue controlando la situación y evaluando el nivel de riesgo.

¿Podría ETIAS haber ayudado a detener la propagación del COVID-19?

Las restricciones de viaje que se han visto más recientemente son las tomadas por el brote del coronavirus, COVID-19, que se originó en Wuhan a finales de 2019 y que se ha extendido a la mayoría de los países del mundo, incluida Europa.

Los esfuerzos para controlar el nuevo virus incluyeron la aplicación de restricciones de entrada a la UE por el COVID-19 para nacionales de terceros países.

Si el sistema ETIAS hubiese estado implementado durante esta situación, habría desempeñado un papel clave en la identificación de la nacionalidad de los posibles visitantes antes de su llegada a la frontera del Área Schengen.

Además, las antes mencionadas preguntas sobre la salud ayudarían a identificar a las personas que puedan estar sufriendo la enfermedad y evitarían que éstas cruzaran la frontera de algún país Schengen.

Estas acciones están en sintonía con uno de los objetivos centrales de ETIAS: hacer una evaluación de si el solicitante presenta un alto riesgo de epidemia o no.

A medida que este brote se desarrollaba en Europa, la propagación de la enfermedad y el riesgo que representa para diferentes grupos de la sociedad se comunica en un informe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. Este documento explicaba las medidas que deben tomar la Unión Europea y el Reino Unido en función de la situación actual.

A partir del 26 de marzo de 2020, las acciones incluyen:

  • Distanciamiento social
  • Aumentar la capacidad hospitalaria para satisfacer la mayor demanda
  • Proteger a los trabajadores de la salud
  • Priorizar las pruebas de las personas más vulnerables

En caso de que surja una situación similar en el futuro, hay esperanzas de que la transmisión en Europa de enfermedades originadas en el extranjero pueda minimizarse con la ayuda del proceso de preselección de ETIAS.