El uso de la inteligencia artificial en el control fronterizo ha provocado un debate sobre ETIAS y el papel que la IA desempeñará en sus funciones: ¿qué tecnologías de detección están involucradas en el proceso de entrada a Europa?; ¿pueden las autoridades europeas utilizar sistemas de reconocimiento facial?; ¿cuáles son los límites éticos de la seguridad internacional?

La inteligencia artificial (IA) se está convirtiendo cada vez más en una parte fundamental de la vida cotidiana. La mayoría de las personas agradecen que haya filtros de correo electrónico que eviten que el spam llegue a su bandeja de entrada o que una aplicación móvil les ofrezca la ruta más rápida para navegar por un mapa digital. Pues bien, ambos supuestos dependen de la inteligencia artificial.

A pesar de estar muy extendido en todo el mundo occidental, el uso de la inteligencia artificial sigue siendo motivo de debate, especialmente en lo que respecta al reconocimiento facial y a la supervisión de los movimientos de un individuo.

Mientras que algunos ciudadanos aplauden la capacidad de la IA para ofrecer un nivel de seguridad que los humanos por sí solos no pueden alcanzar, otros expresan su preocupación con respecto a la recopilación y el uso de datos personales por la robótica.

En este artículo se analiza cómo se está utilizando la inteligencia artificial para conseguir que viajar a Europa sea más seguro y cómo la IA se puede usar en beneficio tanto de residentes como de visitantes de la UE.

La ética de la IA: ¿cuál es la posición de la Unión Europea?

Como se mencionó anteriormente, ha habido cierta resistencia al uso de inteligencia artificial en los últimos años debido a las preocupaciones relacionadas con la privacidad y la transparencia.

Sin embargo, cuando se usa correctamente y con fines legítimos, la IA es extremadamente útil y está ayudando a la sociedad a avanzar en áreas importantes como la atención médica o la aplicación de leyes.

La Unión Europea ha adoptado la inteligencia artificial como un mecanismo inmejorable para abordar los desafíos mundiales actuales del terrorismo, así como el tráfico de personas y de drogas, al mismo tiempo que cumple con sus propias directrices publicadas por la CE en abril de 2019.

Algunas de las consideraciones éticas destacadas en este documento son:

  • La seguridad técnica
  • La supervisión humana
  • El bienestar social y ambiental
  • La privacidad y la protección de datos

Tanto residentes como visitantes de la UE tienen la seguridad de que la IA solo se incorporará cuando cumpla estos estrictos requisitos.

Uso de la inteligencia artificial para mantener la seguridad en Europa

Este enfoque de la inteligencia artificial en Europa está ilustrado por ETIAS, el Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes, que se implementará en 2022.

Los programas de exención de visa administrados por EE.UU. y Europa facilitaron los viajes internacionales y contribuyeron a un aumento drástico del movimiento transfronterizo en los últimos años.

Si bien la oportunidad de conocer diferentes áreas del mundo es sensacional, también puede suponer un riesgo para la seguridad. Dado que los nacionales de terceros países pueden cruzar las fronteras exteriores del Espacio Schengen simplemente con su pasaporte, identificar personas peligrosas y evitar su entrada puede ser difícil.

Como resultado, la Unión Europea ha desarrollado ETIAS, una autorización de viaje obligatoria para nacionales de terceros países que pretende complementar su política de exención de visas.

Los visitantes de países elegibles próximamente deberán solicitar ETIAS antes de ingresar a cualquier estado miembro del Área Schengen.

El sistema utilizará bases de datos de información tecnológica a gran escala para elaborar una lista de vigilancia ETIAS y verificar los datos del visitante. ETIAS también utilizará fronteras inteligentes para generar una capa adicional de seguridad.

Interpol: detección de delincuentes mediante reconocimiento facial

Interpol, la organización que facilita la cooperación policial mundial, ha utilizado durante mucho tiempo el reconocimiento facial para identificar a los delincuentes.

Su efectividad ha sido probada en varios casos. Por ejemplo, en 2018, cuando un sospechoso de asesinato buscado internacionalmente fue capturado después de que se comparó una imagen suya con los registros almacenados en la base de datos de reconocimiento facial de la Interpol.

Si bien el uso del reconocimiento facial para la identificación remota actualmente solo se usa en circunstancias excepcionales, la Comisión Europea publicó un libro de estilo en febrero de 2020 con un marco para un uso más extendido de la IA en el futuro.

La Interpol desempeñará un papel importante en ETIAS. Al contrastar los detalles de los viajeros a través de sus bases de datos, los nacionales de terceros países que son buscados por las autoridades extranjeras en relación con actividades delictivas pueden ser identificados antes de pisar suelo europeo.

En el futuro, es posible que el reconocimiento facial pueda expandirse y usarse como una herramienta altamente efectiva para evitar que extranjeros peligrosos ingresen al Área Schengen.

Biometría, fronteras inteligentes e IA

Para cumplir con los requisitos de exención de visa ETIAS, los viajeros necesitan un pasaporte biométrico. Este documento electrónico contiene toda la información biográfica, además de ciertos datos biométricos.

Estos datos biométricos serán utilizados por el Sistema de Entrada-Salida (EES, por sus siglas en inglés), un componente clave de ETIAS para prevenir la migración irregular y proteger a los ciudadanos europeos.

Al comprobar la información de los nacionales de terceros países en sus llegadas y salidas, el EES empleará datos biométricos para identificar a los viajeros y evitar la suplantación de identidades.

El futuro de las fronteras inteligentes: IA y detectores de mentiras

La inteligencia artificial se está volviendo cada vez más sofisticada y constantemente se desarrollan nuevos sistemas.

En los últimos años, varias compañías han comenzado a probar tecnología que pronto podría implementarse en las fronteras europeas. Dos de esas posibilidades son los agentes fronterizos de IA y la introducción de detectores de mentiras.

Detectores de mentiras de IA en las fronteras

Una empresa estadounidense ha estado trabajando y probando guardias fronterizos robóticos con detectores de mentiras. Los agentes de inteligencia artificial proporcionan una solución más segura para el control de fronteras que los oficiales humanos gracias a su capacidad de detectar:

  • Patrones de movimiento sospechosos
  • Recoger el lenguaje corporal que indica engaño

Al identificar movimientos inusuales como, por ejemplo, visitar el mismo país en muchas ocasiones, cada vez con diferentes niños, los guardias fronterizos de IA pueden ayudar a detener a las personas involucradas en delitos graves relacionados con la trata de personas.

Otro desarrollo interesante es la capacidad de la IA para descifrar la comunicación no verbal y descubrir si alguien está mintiendo.

La tecnología de IA ha demostrado ser efectiva para detectar mentiras utilizando señales como expresiones faciales y desplazamientos hacia adelante y hacia atrás, algo que puede ser difícil de percibir para los humanos.

Claramente, existe un amplio margen para el mayor uso de la IA en las fronteras exteriores del Área Schengen, el cual no solo aumentará la seguridad, sino que también reducirá los tiempos de espera. En resumen: las fronteras inteligentes son generalmente más rápidas y más eficientes que la alternativa manual.

Mantener los datos de viaje seguros y protegidos

ETIAS es administrado por la agencia eu-LISA, la cual se dedica a mantener los detalles de los individuos seguros y protegidos.

Por tanto, se utilizará tecnología punta para encriptar datos personales, protegiéndolos de ataques cibernéticos y de robos de identidad.

De acuerdo con el principio de la UE de proteger el derecho fundamental a la privacidad, la información recopilada por los sistemas ETIAS solo será accesible para el personal autorizado, como las autoridades fronterizas o los agentes de policía, cuando sea necesario.

El futuro de los viajes europeos está, por lo tanto, estrechamente relacionado con la evolución de la IA. Parece claro que, en lugar de comprometer la seguridad, la digitalización hará que Europa sea más segura que nunca tanto para residentes como para visitantes.