ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 2 de julio de 2020

Los Estados miembros de la Unión Europea comienzan a reabrir gradualmente las fronteras tanto a los extranjeros no comunitarios como a los propios ciudadanos de la UE a medida que se controla el brote de coronavirus. El turismo regresará a varias naciones a tiempo para el verano.

A mediados de marzo se anunció que las fronteras exteriores de la UE se cerrarían para todos los nacionales de terceros países. La Comisión Europea recomendó que se tomasen estas medidas para frenar la propagación del COVID-19 y ayudar a Europa a recuperarse lo más rápido posible.

Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea, compareció en una conferencia de prensa tras una videollamada con miembros del grupo G7 y dijo:

"Es importante que nuestro sistema de atención médica sea capaz de atender la cantidad de pacientes que están gravemente enfermos y, por lo tanto, es de suma importancia (...) ralentizar el contexto social, ralentizar la vida pública y reducir la propagación del virus”

El cierre de las fronteras externas fue seguido de la reintroducción temporal de puntos de control dentro del Área Schengen, permitiendo que los residentes accedan a cada país únicamente por un período de tiempo limitado.

A partir de julio, ciudadanos de 15 países no pertenecientes a la Unión Europea pueden ingresar a Europa. Esta medida será revisada cada 2 semanas por las autoridades de la UE y todos los Estados miembros.

Continúe leyendo para conocer qué países han sido elegidos. En este artículo además encontrará información sobre otras medidas tomadas por Europa para abordar las consecuencias negativas del brote de coronavirus.

Excepciones al cierre fronterizo de la UE durante la Covid-19

Durante el período de cierre de fronteras europeas, ciertos grupos de viajeros han permanecido exentos de las restricciones de viaje de la UE:

  • Ciudadanos de la Unión Europea que regresan a sus países de residencia.
  • Trabajadores sanitarios, como médicos y enfermeras.
  • Miembros de la comunidad científica que trabajan en soluciones para esta crisis de salud.
  • Ciudadanos que viajan diariamente a las fronteras (p. ej., trabajadores que necesitan prestar servicios en ambos lados de la frontera).

También se crearon los llamados “corredores verdes”, que son carriles rápidos para evitar los atascos de tráfico y garantizar un flujo de mercancías rápido dentro de los países de la Unión Europea.

El documento generado por la UE con las directrices de gestión de fronteras especifica la regulación para estos corredores especiales:

  • El transporte sin obstáculos de mercancías debe centrarse principalmente en "bienes esenciales, como suministros de alimentos, incluido el ganado, los equipos médicos y los suministros de protección vitales".
  • Facilitación de movilidad segura para los trabajadores del transporte, "incluidos los conductores de camiones y trenes, pilotos y tripulaciones aéreas a través de las fronteras internas y externas".

¿Cuándo se abrirán las fronteras de la UE?

Estas limitaciones en los viajes parecen haber sido efectivas para limitar la propagación del virus y los estados miembros están ahora en proceso de reapertura, inicialmente a otros viajeros de la UE y se seguirán más adelante por nacionales de terceros países.

La reapertura de las fronteras va de la mano con la disminución de otras restricciones en muchos países. El gobierno español introdujo un plan de 4 fases que se completó a finales de junio. En España, la población ya está conviviendo con “la nueva normalidad”, siguiendo varias pautas de seguridad.

Desde mediados de mayo, algunas fronteras internacionales del Espacio Schengen se han eliminado entre ciertos países. Alemania, por ejemplo, se deshizo de los controles fronterizos con Luxemburgo el 16 de mayo.

Se espera que se eliminen muchas más fronteras internas desde el 15 de junio hasta julio, permitiendo el movimiento entre los países de la UE a tiempo para la temporada alta.

Es probable que Portugal sea el primer país en dar la bienvenida a los turistas extracomunitarios, ya que a partir del 1 de julio los viajeros internacionales pueden ingresar al país luso siempre que presenten un resultado negativo en su test de coronavirus.

La importancia de restaurar la libertad de movimiento en la UE

El turismo es importante para las economías de muchos países de la Unión Europea. Por esta razón, todos los Estados miembros están deseando recibir visitantes extranjeros lo antes posible y poner fin a las restricciones excepcionales de entrada a la UE.

Para lograr esto y salvaguardar la libertad de movimiento, se ha solicitado que los Estados miembros reduzcan las restricciones de entrada al mismo ritmo que se relajan otras medidas.

Una sugerencia es adoptar un enfoque regional, en vez de nacional, levantando las restricciones en áreas donde la situación haya mejorado lo suficiente en lugar de esperar a que una nación entera alcance el mismo nivel.

Lo que los Miembros del Parlamento Europeo (MEP, por sus siglas en inglés) han dejado en claro es que la libertad de movimiento a través de las fronteras es una prioridad y debe regresar rápidamente. Esto fue expresado por Juan Fernando López Aguilar, Diputado al Parlamento Europeo, cuando declaró:

"Para la gran mayoría de los ciudadanos de la UE, el Espacio Schengen constituye uno de los mayores logros en la historia de la UE y nunca antes había experimentado el estallido de una pandemia tan grave en su territorio.Lamento cualquier medida unilateral o desproporcionada de los Estados miembros a nivel individual para imponer restricciones fronterizas a otros Estados miembros sin comunicación previa o sin un plazo claro y limitado.Todas las acciones destinadas a restaurar un Espacio Schengen plenamente operativo deben coordinarse a nivel de la UE y respetar por completo el principio de no discriminación."

La UE define 15 países como seguros para entrar a Europa

Los Estados miembros de la Unión Europea han elaborado una lista de 15 terceros países que consideran de bajo riesgo. A partir del 1 de julio de 2020, los viajeros de cada una de las siguientes naciones podrán cruzar la frontera exterior de la UE siguiendo restricciones temporales de coronavirus:

  • Argelia
  • Australia
  • Canadá
  • China (sujeto a un acuerdo recíproco)
  • Georgia
  • Japón
  • Montenegro
  • Marruecos
  • Nueva Zelanda
  • Ruanda
  • Serbia
  • Corea del Sur
  • Tailandia
  • Túnez
  • Uruguay

La lista finalizada llega después de 5 días de discusiones. El Reino Unido, Suiza, Islandia, Liechtenstein y Noruega se consideran automáticamente seguros a pesar de no estar en la UE.

Los territorios han sido seleccionados basándose en ciertos criterios científicos, incluyendo una tendencia descendente de casos, medidas de distanciamiento social suficientes y una tasa de infección de Covid-19 de menos de 16 por cada 100.000 habitantes.

Los viajeros de los 15 países deben consultar primero con la nación que desean visitar. Los Estados miembros de la UE decidirán en qué momento otorgarán la entrada a viajeros de algunas o todas las naciones seguras mencionadas.

La lista será revisada y actualizada cada 2 semanas por las autoridades de la UE.

Medidas económicas para frenar el impacto del coronavirus en Europa

La UE ha acordado un amplio fondo de recuperación para ayudar a los estados miembros más afectados por la crisis. A partir del 1 de junio se puso a disposición ayuda económica por valor de 540 mil millones de euros.

La Iniciativa de Inversión en Respuesta a Coronavirus (CRII, por sus siglas en inglés) se creó para ayudar a los países de la UE a recuperarse de la pandemia mediante la movilización de apoyo financiero.

Esta iniciativa se ha complementado con un nuevo conjunto de medidas, Coronavirus Response Investment Initiative Plus (CRII+) que ofrece apoyo adicional en las siguientes áreas:

  • Flexibilidad: entre fondos y regiones, tasa de cofinanciación completa de la UE.
  • Protección para los más afectados: alimentos y asistencia de materiales básicos en forma de cupones electrónicos.
  • Apoyo a sectores clave: agricultores, pescadores y sectores alimentarios.

Iniciativas económicas de los Estados miembros de la UE

La política económica establecida por la UE con respecto al brote de coronavirus sugiere la creación de iniciativas nacionales que deben funcionar como "estabilizadores automáticos" para garantizar que las consecuencias económicas de COVID-19 sean mínimas.

Algunas de las propuestas son:

  • Gasto fiscal inmediato para contener y tratar la enfermedad.
  • Soporte de liquidez para empresas locales.
  • Apoyo laboral a corto plazo, extensiones de la paga por enfermedad y/o subsidios de desempleo para los trabajadores afectados con el fin de "evitar pérdidas de empleo e ingresos".

Equipo Europa: ayuda a países de fuera de la UE

Cuando se trata de proporcionar apoyo financiero y ayudar a la recuperación, la UE no solo está mirando hacia adentro, sino también a los países externos más afectados por la pandemia, lo que ha significado la creación de un equipo europeo que canalizará fondos a terceros países.

Team Europe se lanzó el 8 de abril con el objetivo de proteger las vidas y los recursos de las personas más necesitadas.

Se han puesto a disposición cerca de 36 mil millones de euros a través de este nuevo equipo de la UE. Algunos ejemplos de cómo se distribuirá el dinero son los siguientes:

  • Se han asignado 50 millones de euros a Nigeria para ayudar a contener la propagación del virus
  • 240 millones están destinados a Jordania y Líbano para hogares vulnerables
  • 10 millones de euros para laboratorios de diagnóstico, kits de prueba y centros de tratamiento en Etiopía
  • 8 millones para equipo de protección y tratamiento del personal en el Caribe

La pandemia de coronavirus está afectando a países de todo el mundo, pero para las naciones sin sistemas de salud óptimos y sin suficientes recursos económicos, la recuperación es un desafío mucho mayor. Por esta razón, la UE está comprometida en dar una respuesta global.

Medidas de coronavirus tomadas por los Estados miembros de la UE: principales hitos

La Comisión Europea y los Estados miembros han dejado claro que los objetivos principales durante esta crisis de salud deben ser:

1) Garantizar la capacidad suficiente de los sistemas de salud y los sistemas de protección civil en toda Europa para preservar el bienestar de los ciudadanos. 2) Proteger y ayudar a las empresas y a los trabajadores que han sido afectados. 3) Generar una respuesta coordinada para proteger las economías de los estados miembros.

En ese sentido, muchos estados miembros han puesto en marcha una serie de medidas para proteger a sus ciudadanos y su economía de los efectos del COVID-19.

La siguiente es una breve cronología de los principales hitos de los países ETIAS de la Unión Europea:

Italia

  • 3 de junio de 2020: Italia reabre sus fronteras a los residentes de la UE y pone fin a las restricciones de viaje.
  • 18 de mayo de 2020: las empresas, bares, restaurantes y tiendas vuelven a abrir.
  • 12 de mayo de 2020: el gobierno italiano aprueba el paquete de estímulo de 55 mil millones de euros.
  • 10 de marzo de 2020: el primer ministro Giuseppe Conte declara la alerta de “zona roja” para todo el país.
  • 21 de febrero de 2020: se detecta el primer caso Covid-19 en Codogno, provincia de Lodi, Lombardia (norte de Italia).

Francia

  • 15 de junio de 2020: reapertura total de las fronteras.
  • 11 de mayo de 2020: Francia comienza a levantar gradualmente las medidas de cierre fronteras.
  • 14 de abril de 2020: el gobierno aumenta su plan de apoyo a 110 mil millones.
  • 19 de marzo de 2020: el país cierra sus fronteras.
  • 17 de marzo de 2020: Emmanuel Macron advierte “estamos en guerra” y anuncia el lanzamiento de 45 mil millones de euros para ayudar a las pequeñas empresas y a los trabajadores que luchan contra el brote de COVID-19.

España

  • 1 de julio de 2020: las fronteras volverán a abrirse a los viajeros de la UE sin cuarentena obligatoria.
  • 4 de mayo de 2020: comienzan las 4 fases de desescalada.
  • 17 de marzo de 2020: el Consejo de Ministros presenta un paquete de medidas económicas para reducir los efectos negativos provocados por el COVID-19 con un total de 200 mil millones de euros inyectados en la economía, lo que representa casi el 20% del PIB anual de España.
  • 14 de marzo de 2020: Pedro Sánchez declara el “estado de alarma” a nivel nacional.
  • 31 de enero de 2020: La Gomera, en las Islas Canarias, registra el primer caso de Coronavirus, un ciudadano de Alemania que es aislado y analizado por profesionales de la salud.

Fronteras internas frente a fronteras externas: restricciones de viaje de la UE

Las autoridades europeas proporcionaron recomendaciones especiales al aplicar restricciones de entrada a la UE tanto para las fronteras internas como para las fronteras externas.

En el caso de las fronteras internas durante el brote de COVID-19, la Comisión Europea y el Consejo Europeo declararon que:

  • Los Estados miembros "pueden reintroducir controles fronterizos temporales si están justificados por razones de política pública o seguridad interna". Si es así, cada país debe notificar esta decisión de conformidad con el Código de Fronteras Schengen.
  • Las medidas de control deben aplicarse "de manera proporcionada" (es decir, sin ningún tipo de sesgo de discriminación). Por ejemplo, si una persona está claramente enferma, no se le debe negar la entrada, pero estarían sujetos a medidas especiales.
  • Los controles de salud para los ciudadanos que ingresan en el territorio de cualquier Estado miembro pueden realizarse sin una reintroducción formal de los controles fronterizos internos. Estos controles de salud no deberían crear mayores tiempos de espera y colas, ya que esto aumentaría el riesgo de infección de personas.

En el caso de las fronteras exteriores, la UE propuso las siguientes medidas temporales:

  • Todas las personas que intentan ingresar al Área Schengen, nacionales de la UE y de otros países, están sujetas a controles sistemáticos en los pasos fronterizos, que incluyen controles de salud.
  • Los estados miembros pueden rechazar la entrada a nacionales de terceros países no residentes que presenten síntomas de COVID-19 y/o hayan estado expuestos a condiciones de riesgo.
  • Cualquier denegación de entrada debe ser proporcional y no discriminatoria, "previa consulta con las autoridades sanitarias". Como guía, un ciudadano no perteneciente a la UE al que se le notifique una denegación de entrada en estas circunstancias especiales debe cumplir con los criterios de ser considerado una amenaza para la salud pública.
  • El aislamiento o la cuarentena son medidas alternativas válidas a una denegación de entrada.

El cierre de las fronteras externas y la reintroducción de los puntos de control internos del Área Schengen solo pueden ocurrir en circunstancias excepcionales para proteger la seguridad de la región.

El objetivo de la UE ahora es reducir las restricciones de entrada a COVID-19 y dar la bienvenida a los viajeros internacionales de manera gradual y segura.