La Comisión de la Unión Europea ha inspeccionado la ciudadanía de inversores extranjeros y los planes de residencia en Europa por primera vez en un intento para atender a las preocupaciones sobre la evasión fiscal, la seguridad de la UE y la corrupción. Esta es la primera vez que la Comisión Europea presenta un informe exhaustivo sobre este tema.

En la actualidad, un ciudadano extranjero que se convierte en ciudadano de uno de los 28 estados miembros de la UE también obtiene la ciudadanía de la Unión Europea. Sin embargo, ningún país de la UE tiene la misma política sobre ciudadanía para inversionistas o esquemas de residencia. De ahí la decisión de la Comisión Europea de revisar la política de manera más internacional, analizando el impacto y los riesgos en la UE en su conjunto.

En algunos países europeos, aquellas personas que realizan una importante inversión financiera para el estado tienen derecho a la residencia y la ciudadanía del país en función de la cantidad de dinero invertido. El tipo de inversión financiera incluye propiedad y bonos del gobierno, entre otros tipos.

La Comisión Europea ha exigido más transparencia con respecto a las leyes nacionales establecidas por cada estado miembro de la UE. Muchos han argumentado que los esquemas y políticas actuales se suman a los problemas de corrupción, lavado de dinero y evasión de impuestos.

Ciudadanía inversionista de "Visas de oro" en la UE

El término "visas de oro" se ha utilizado de manera significativa como un término internacional para la obtención de visas a cambio de grandes inversiones. En la actualidad, hay tres estados miembros de la UE que operan con este tipo de esquema sin ninguna obligación de conexiones previas o residencia física: Bulgaria, Chipre y Malta. Esto se ha convertido en una preocupación entre las políticas de la UE, dado que a cualquier persona que se le otorga la ciudadanía de los países mencionados se le otorga también de forma automática el acceso a los derechos europeos, como son la libre circulación y el acceso al mercado interno de la UE.

La Comisión Europea ha discutido los siguientes temas de preocupación:

  • Evasión de impuestos
  • Lavado de dinero
  • Seguridad
  • Transparencia e información

Se ha discutido cómo, debido a las preocupaciones mencionadas anteriormente, la información centralizada como el SIS (Sistema de Información de Schengen) no se está utilizando tan eficientemente como debería. También existen informes de evasión de impuestos, ya que a algunos de estos esquemas otorgan reglas fiscales privilegiadas y se deben mejorar los controles contra el lavado de dinero. Esto también ayudará a las operaciones futuras y los sistemas de seguridad que se deben implementar, como el sistema de exención de visa ETIAS.

La Comisión desea mejorar el monitoreo de dichos esquemas, ya que hay 20 países de la UE que tienen distintos tipos de prácticas con respecto a la ciudadanía de los inversores y los esquemas de residencia.

Los 20 países que manejan dichos esquemas de inversión son:

Bulgaria, República Checa, Croacia, Italia, Chipre, España, Francia, Estonia, Irlanda, Grecia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania, Eslovaquia y el Reino Unido.

En general, se ha dicho que en el informe no hay datos claros con respecto a los esquemas de inversión operados por varios estados miembros europeos. La Comisión Europea desea mejorar e incrementar el monitoreo de todos los planes de ciudadanía de residencia y de inversionistas luego del primer informe realizado el pasado 23 de enero de 2019.